Aprovecharse de la fragilidad, la vulnerabilidad y la confianza de los pequeños es uno de los mayores pecados que puede cometer un adulto. «La misión de la Iglesia es continuación de la del mismo Jesucristo: el anuncio del Reino de Dios, del que los pobres y los pequeños son destinatarios privilegiados. Más aún, Jesús pone a los niños como modelos de acogida del Reino (cf. Marcos 10,15; Mateo 18,3-4). De esa consideración especial del Señor por los pequeños surge la defensa que Él hace de ellos y la dura advertencia ante los escándalos que leímos en el “Umbral” de esta guía (Mateo 18,1-6).»

Esta Guía es una herramienta con la que la Iglesia Católica en el Uruguay quiere contribuir a cuidar y proteger el desarrollo pleno y el bienestar de los niños, niñas, adolescentes y personas vulnerables que, de una manera u otra, le son confiados en los diversos ámbitos donde la Iglesia trabaja en el anuncio del Evangelio y en el servicio a la Sociedad.
La Iglesia que peregrina en el Uruguay quiere poner en el centro de su mirada a “los pequeños” de los que Jesús habla, que son aquí tanto los más jóvenes como los adultos vulnerables.

Los educadores del Colegio San Isidro se comprometen a conocer y estudiar esta Guía «para asumir el desafío de contribuir a desterrar del mundo las prácticas abusivas en el trato hacia los más vulnerables».