Alma Rodríguez: «Ir de misión es un llamado de Dios”

Alma Rodríguez: «Ir de misión es un llamado de Dios”

Alma Rodríguez tiene 20 años y desde los tres que forma parte de nuestra casa; primero como alumna y en los últimos tiempos como educadora. En el 2021 no estará con nosotros porque se va de misionera a México.

“Era como una seguridad, que tuve siempre desde que me enteré que se podía hacer la experiencia por otros misioneros, me integré al grupo de voluntariado y en ese espacio empezó a ser más real la idea. Es un proceso muy personal, que la pandemia en ese sentido me ayudó a ponerle un poco más de pienso a que esa seguridad que tenía se haga realidad en el tiempo. Decir ‘el año que viene quiero que suceda’. Después me empecé a cuestionar por qué dejarlo para más adelante y por qué no hacerlo cuanto antes. Así se fue dando todo”, explicó en el patio del Colegio.

Alma hará la misión en Tijuana, México, desde febrero a diciembre de 2021 con la posibilidad de extenderla un mes más. “Por la pandemia de las tres opciones que existían ya se había descartado una, entonces quedaban dos. Me gusta mucho el destino que me tocó, hay una compañera que hoy en día está allá y que se está por volver, así que también venía por ahí. De algunas cosas ya estoy enterada, aunque supongo que todo me va a sorprender estando allá”, agregó.

“Ir de misión implica dedicarse 100% al estar allá, a un lugar. Todas las cosas que tenemos acá o estamos comprometidos, como que desaparecen o quedan ahora en un segundo plano, para enfocarse en las tareas que pueda llegar a tener uno allá. Ya me han comentado cosas que es seguro que voy a hacer, pero hay cosas que van surgiendo año a año y con esto de la pandemia más, porque hay mucha más incertidumbre”, contó.

“Ya en esta semana estuve en contacto con la encargada allá, que es Claudia y es uruguaya. Cuando era más joven tuvo una experiencia como esta que voy a hacer yo, por cuestiones de la vida se fue a vivir para allá y ahora es la encargada de todos los voluntarios. También ya me estuvo diciendo que ya me están esperando, je”, comentó.

Alma desde siempre vivió la fe con mucha intensidad. Ya más de grande siempre estuvo abocada a los grupos asociativos y a su ser espiritual: “Sin dudas que esto es un llamado de Dios. No hay otra explicación que darle. Siempre tuve la certeza de que la misión es una forma de agradecer todo lo que yo tengo en mi vida, que soy muy agradecida a eso, y es mi forma de agradecerle a Dios los regalos, el entregarme, aunque sea por un año, que es lo que se puede hacer hoy en día. En su nombre y a que más gente pueda conocer lo que significa Dios”.

Ella egresó en el 2017 y un año después ya empezó a trabajar en el San Isidro. En este 2020 se encargó de la coordinación de los grupos asociativos de nuestra casa. “Seguro que voy a extrañar muchísimo al Colegio, pero con la seguridad también de que todos los recuerdos que tengo son del Colegio, esto va a seguir siendo parte de mí. El San Isidro es todo en mi vida, eso, no tengo recuerdo de no venir, de no estar en contacto con la gente, mucho de lo que yo creo es parte de esto, con los animadores que me he encontrado, que han sido testimonio de la fe. Salió de acá todo esto”.

“El trabajar acá es un no querer despegarme, no querer soltar, je. Seguir en contacto, estar segura de que este es un lugar donde me siento cómoda y donde soy yo misma”, concluyó.

https://sanisidro.edu.uy/sanisidro

Leave a Comment