Bruno Francia, entre el estudio y el fisioculturismo

Bruno Francia, entre el estudio y el fisioculturismo

Bruno Francia está a punto de ser egresado del San Isidro. Hizo toda la Secundaria en nuestra casa. Durante muchos años estudió y perfeccionó su físico, con una estricta alimentación, para convertirse en fisioculturista. Mientras tanto, continuó con sus estudios para hoy ser bachiller.

“Empecé a entrenar hace cuatro años. Un tiempo después me interesó más, algunos compañeros del gimnasio me incentivaron a competir y con 16 años, que es la edad mínima, comencé a competir y la primera vez fue en noviembre de 2018. En ese momento me convertí en el más joven en una competencia”, explicó Bruno en uno de los bancos del patio.

En este 2020 no hubo competencias de fisioculturismo por la pandemia del nuevo coronavirus, pero anteriormente se destacó en varios certámenes nacionales, con atletas de todo el país. Bruno fue sexto en el Campeonato Nacional de 2018 y vicecampeón en el Campeonato Nacional de 2019.

“En la competencia hay diferentes divisiones y categorías. Podés competir en sunga, en otra categoría donde mostrás las piernas, pero es más estética, y después está la mía, donde competimos en bermudas, es un cuerpo de playa digamos, que tenés que tener la cintura estrecha, hombros grandes, espalda grande, y siempre se trata de ir con el mínimo nivel de grasa posible, además de una puesta a punto que hacemos antes, en la cual llevamos un proceso de deshidratación y todo para llegar a la competencia en el mejor punto posible. Arriba del escenario se evalúa todo, desde cómo caminás, a cómo te mostrás y las poses obligatorias”, explicó.

“Me gusta la dificultad y la disciplina que te lleva. Siempre me sentí diferente en todo lo que hacía; antes practicaba BMX que no todos lo hacían, después lo dejé por el gimnasio. Lo que más me atrapa es que si fuera fácil todos lo harían y al ser muy complejo es poca gente la que participa. 100 días antes nos empezamos a preparar y llevamos una dieta estricta que no la podemos romper en esas semanas de preparación y en el último mes pasás hambre literalmente. Por eso hay que controlar la cabeza, la ansiedad, porque tenés que seguir estudiando. Y ese aspecto no es para todos”, agregó.

Bruno lleva una dieta muy estricta y él mismo se prepara su comida. “Cuando nos preparamos para competir hacemos lo que se llama una dieta de definición, que vamos reduciendo calorías. Luego vamos subiendo de a poco las calorías y la comida para crear un superávit calórico y así ganar masa muscular que es lo que hacemos en el resto del año. Como mucha avena, pollo, verduras, arroz, poco de pasta, pero eso acá en Uruguay porque es más antiguo lo que te enseñan. Yo me he ido formando con gente de otros países, del primer mundo, que son los que están más avanzados, por eso yo mismo me preparo mi dieta, me hago todo yo, es una dieta más variada”, contó.

“Lo más complicado de todo fue hacer la dieta y seguir estudiando. La ansiedad me comía la cabeza, estaba continuamente pensando en cualquier otra cosa menos en el estudio, pero tenía buenos compañeros que me ayudaban; por ejemplo, en Cuarto a Nazareno, que fue una gran ayuda para mí, porque la cabeza con poca comida es más difícil que funcione bien. En Quinto y en Sexto sí lo llevé solo, estaba muy enfocado en eso, sabía que tenía que estudiar y hacer la dieta a la vez, y me mentalicé para eso. La cabeza es todo en esta disciplina deportiva”, señaló Bruno, quien es una persona muy humilde y de bajo perfil, además de muy buen compañero.

“Ahora no estoy siguiendo una dieta porque estoy muy metido en el Colegio y quería terminar, pero cuando me toca me cocino yo porque en casa preparan otros alimentos que no siguen mi dieta. Mi dieta, que es muy estricta en las cantidades, me la preparo yo. Me levanto temprano, salgo a caminar para quemar calorías y la noche anterior me cocinaba para todo el día, así ya tenía todo pronto. Me traía los tupper al Liceo y así toda la jornada. Por ejemplo, mi merienda acá en el Colegio era arroz y pollo por lo general, je”, subrayó.

Bruno hizo Sexto Derecho y pretende hacer un curso de entrenador personal para dedicarse de lleno al fisioculturismo: “Yo quiero vivir de esto y dar mi vida para esto, eso lo tengo muy claro. Desde que empecé a competir dije que esto es lo que quería para mi vida”.

“Siempre me gustó venir al San Isidro, por el trato principalmente. Fundamentalmente con los coordinadores y profesores; tenía el mismo diálogo con ellos que con mis amigos y eso está buenísimo”, concluyó.  

https://sanisidro.edu.uy/sanisidro

Leave a Comment