Presencia salesiana

El 15 de febrero de 1881 comienza la historia del Colegio San Isidro y de los salesianos en la ciudad de Las Piedras. Pocos años antes se habían establecido las Hijas de María Auxiliadora.

El sacerdote salesiano Luis Lasagna, enviado por el mismo Don Bosco a fundar la obra salesiana en Uruguay, fue el fundador y primer Director, viniendo cotidianamente desde el Colegio Pío de Villa Colón.

En la correspondencia de la época, previo a la fundación, se lee el entusiasmo y la alegría por contar con un Colegio que «alimente el espíritu de los numerosos niños que se hallan en el departamento en edad de educarse«.

El Inspector de educación de la época, Andrés Dubra y Seoane, termina una de sus cartas deseando que «Dios otorgue muchos años» a esta obra. Y ya van 140…

 

 

En la actualidad, la presencia de los salesianos en Las Piedras atiende tres grandes sectores: la Parroquia San Isidro con sus siete capillas y oratorios, la obra de promoción social «Minga» y el Colegio San Isidro. Todas ellas están animadas en conjunto por los salesianos religiosos y muchos laicos que viven el carisma salesiano con intensidad.

La larga historia de los salesianos en Las Piedras y sus alrededores han posibilitado que miles de personas hayan podido experimentar la cercanía de Jesús a través de la presencia educadores, docentes y catequistas.