Estilo educativo

Don Bosco, fundador de la Familia Salesiana, quería que en cada casa salesiana se convierta en familia gracias al afecto correspondido y todos, educadores y jóvenes, se sienten acogidos y responsables del bien común. En un clima de mutua confianza y de perdón diario, se siente la necesidad y la alegría de compartirlo todo, y las relaciones se regulan no tanto recurriendo al reglamento cuanto por el movimiento del corazón y por la fe.

La experiencia espiritual y educativa que se da en una casa salesiana, de encuentro, confianza, cercanía, exigencia y cuidado del otro, a la luz de la fe y el cariño, es lo que llamamos «Sistema Preventivo«, que es lo que nos da identidad propia.

Dice el mismo Don Bosco:

Sin familiaridad no se demuestra el afecto, y sin esta demostración no puede haber confianza. El que quiere ser amado debe demostrar que ama.

DB_001

El sistema preventivo es una metodología pedagógica y se expresa en actitudes típicas: la búsqueda y el encuentro, la presencia y el diálogo, la propuesta y el acompañamiento integral, todo ello vivido en el dinamismo pedagógico espiritual de un clima de familia que se crea por todos en la Comunidad educativa pastoral.

En síntesis, la pedagogía de Don Bosco puede sintetizarse en tres vertientes:

Pedagogía de la alegría

De un corazón en paz consigo mismo, con los demás y con Dios, nace una alegría intensa y contagiosa, que ilumina a todos.

Pedagogía del deber

Hacer bien las cosas de todos los días, las obligaciones cotidianas, es un camino que desafía y forma para una vida virtuosa.

Pedagogía del compromiso

En el servicio comunitario nos descubrimos protagonistas y responsables por una sociedad mejor.