Virginia Gasdía, asesora pedagógica en el San Isidro: “Lo que se busca es que los estudiantes sean protagonistas”

Virginia Gasdía, asesora pedagógica en el San Isidro: “Lo que se busca es que los estudiantes sean protagonistas”

Virginia Gasdía es docente de Biología, egresada del IPA, realizó una maestría en Educación en Chile y es asesora pedagógica en el Colegio y Liceo San Isidro. Luego sintió la necesidad de profundizar en evaluaciones y realizó un máster en la Universidad Católica del Uruguay. “Siempre me gustó hacer proyectos y me interesó esa modalidad de trabajo. Me encanta acompañar a los docentes, ellos son mis alumnos”, cuenta.

¿Qué hace Virginia en el San Isidro? ¿Cuál es su función? “Yo soy asesora académica para el Colegio y Liceo San Isidro, es el tercer año que estamos trabajando en conjunto. Comenzamos con una propuesta para trabajar en proyectos, haciendo un acompañamiento a los docentes. Este año se agregó una nueva dimensión. En el 2021 el foco está puesto en decidir con el colectivo de docentes una lista de aprendizajes básicos que queremos para el egresado de Tercer Año de Ciclo Básico para generar un perfil de egreso, habiendo transitado los tres primeros años de Secundaria por el Colegio y qué es lo que queremos que se haya logrado en estos tres años”.

Algunos habrán escuchado hablar del ABP, una sigla tan familiar para los profesores. “Es una sigla que significa Aprendizaje Basados en Proyectos, que también se puede usar para Aprendizajes Basados en Problemas. Son metodologías activas centradas en el estudiante. Lo que se busca es que los estudiantes sean protagonistas, ya sea en la resolución de problemas o en la creación de nuevos productos que no existen, pero a partir de un desafío o reto que les plantean los docentes trabajando en equipos multidisciplinarios. Generan una secuencia didáctica, diseñan una propuesta de enseñanza, que va a ser vivida por los estudiantes trabajando e pequeños equipos”.

Gasdía también explicó que el ABP tiene distintas etapas: “Primero es el diseño por parte del cuerpo docente, allí es importante la conformación de equipos multidisciplinarios. Por ejemplo, en Primero tenemos el profesor de Educación Física trabajando en conjunto con la docente de Matemática. Son muy variados los equipos de trabajo. La etapa siguiente es una instancia de lanzamiento, que se busca que sea bien disfrutada, buscamos sorprender a los estudiantes, compartir sonrisas, juegos, sembrar la curiosidad para que entren con ganas a este proyecto, y luego vamos transitando por distintas etapas. Después del lanzamiento, se les plantea el desafío a los chicos, y se empieza a trabajar en equipos, porque el aprendizaje cooperativo es uno de los pilares de esta propuesta. Ellos van a resolver problemas o crear proyectos trabajando en conjunto, y ello es muy rico para el aprendizaje. Se trabaja en el confiar en el otro, comunicarse asertivamente con el otro, aprender a tolerar la frustración, porque los conflictos siempre surgen y es bueno que pase porque nos da la posibilidad de trabajarlo y les sirve a ellos para la vida”.

A la hora de hablar de los beneficios de trabajar en proyectos, Virginia cuenta que “los enriquece como personas y los prepara para la vida. El proceso es lo que educa, los chicos aprenden en el proceso. La primera experiencia en el San Isidro se hizo hace dos años y medio solamente con el plantel de primer año de profesores: todos los docentes propusieron un proyecto y el foco estuvo puesto en Primer Año. Lo interesante fue que ya el año pasado, que trabajamos en contexto de pandemia, los profesores de Segundo nos decían que notaban un diferencial, algunos alumnos se autogestionaban, es decir, los que habían pasado ya por la experiencia de ABP el año anterior. Hay ventajas en el proceso y hay ventajas en el aprendizaje”.

En cuanto a la respuesta del cuerpo docente ante el proceso de ABP, Virginia está muy conforme. “Es un equipo increíble. Yo asesoro distintas instituciones, públicas y privadas, y en el San Isidro hay un diferencial en lo humano que es muy interesante, es muy rico. No es mérito del proceso que han hecho conmigo, sino que ya está dado. Es un equipo muy afable, muy centrado en los estudiantes, pensando en ellos, con la capacidad de divertirse, de entregarse al proyecto y, además, en un contexto desafiante, porque las horas de coordinación que tenemos son escasas y, sin embargo, han logrado optimizar el tiempo para plasmar las propuestas que a mi entender son muy interesantes”, dice.

A Virginia le cuesta destacar un solo proyecto que se haya realizado en el San Isidro, pero se animó a hablar de uno en particular: “Se llama ‘Una Historia Antes de Mí’, que se hace en Primer Año, donde los docentes invitan a los estudiantes a construir la historia de tres generaciones hacia atrás de sus propias familias. Hay un camino muy interesante porque se trabaja con las familias, hay un momento en el que son cómplices secretos, y hacen una indagación que realmente les permite conocer de las fuentes, conocer de Informática porque tienen que generar un corto, un documental, conocer de Biología porque se agregó un proyecto de la historia de las plantas en las familias, de Formación Cristiana, en lo relativo al matrimonio, de Idioma Español, donde tienen que hacer una disertación oral, tienen que escribir el guión del documental que van a realizar. Es un trabajo muy interdisciplinario, pero lo destaco porque a todos nos ha emocionado ya desde el lanzamiento. También tiene algo que a veces lo estamos perdiendo, que es esa charla con los abuelos, ese conocer las historias, y cuando los chiquilines contactan con ellos realmente les interesa y les hace mucho bien”.

Virginia concluye que “en el San Isidro hay una toma de decisiones continua; conozco pocas instituciones que se hayan dado el tiempo para hacer esto, implica parar otras cosas para darse el tiempo de pensar en el perfil del egresado y lo que queremos para nuestros alumnos, y poder comentárselo a las familias y ponerlo en común con los distintos docentes. Está siendo un camino muy interesante”.

https://sanisidro.edu.uy/sanisidro